Sexualidad en los niños

28 mayo, 2010 at 1:22 1 comentario

Todo padre recordará aquella sensación de vergüenza y desconcierto cuando nuestro hijo nos pregunta de dónde nacen las guaguitas….
Hablar de sexo con nuestros hijos es algo inevitable y de suma importancia en el buen desarrollo de ellos.
Es necesario estar preparados para no cometer errores y saber dar respuesta a todas esas interrogantes que muchas veces nos sentimos incapaces de contestar.
Para orientar a los padres en esta difícil tarea, nos acompaña nuestro pediatra”

-¿A qué edad los niños comienzan a cuestionarse sobre temas sexuales?
 
 

La educación sexual debería comenzar desde la más temprana niñez, especialmente cuando el niño comienza a desarrollar el lenguaje y puede realizar preguntas. Para un pequeño, la sexualidad es un tema más entre tantos otros. Un principio pedagógico afirma que se debe enseñar a partir del interés del niño. Puede indagar por qué tiene vagina o pene igual como le preocupa por qué hay estrellas.
Si se escuchan sus inquietudes como cualquier otra, el tema sexual pasa también a ser natural, sin más importancia que la que poseen otras preocupaciones y sin la carga de la tabú y misterioso que habitualmente tiene para los adultos. Si, en cambio, no se le responde o se inhibe su curiosidad (¿Por qué preguntas tonteras? Eres muy chico para esas cosas), puede fijarse en él la inquietud, sentirse inseguro y creársele dificultades en su forma de relacionarse con los demás.
No sólo importa la información que se le dé al niño, sino también que los padres comuniquen sentimientos y juicios valóricos a sus hijos. Los niños reciben mensajes de libros o televisión, pero éstos suelen ser neutros o, peor aun, confusos. Es función paterna ser orientadores, transformando, por ejemplo, un aviso publicitario en una oportunidad educativa.

¿A qué edad los niños ya definen completamente su rol sexual?
El resultado final del proceso de desarrollo será un conjunto de actitudes acorde con la edad, ambiente, las relaciones familiares y otros factores, distintos unos de otros, en
cada individuo.
Al cabo de los cinco o seis años, en el niño estará establecido su rol sexual. La figura de los padres es el eje principal de la identificación sexual, ya que ellos, como modelos o referencias principales son el estimulo suficiente para un desarrollo normal. Son el espejo a través del cual aprende su rol sexual, es decir, la conducta que se espera en un varón o en una mujer. El niño se siente semejante al padre o a la madre y actúa como si fueran modelos.

-¿Cuáles son los conceptos más importantes que los niños deben comprender cuando comienzan las primeras preguntas?
La familia, indiscutiblemente. Es el núcleo principal donde se les debe entregar un marco de referencia ético, moral, social y especialmente sexual, puesto que la relación afectiva que une a los padres genera un clima propicio para la comunicación y el aprendizaje. Otro escenario favorable es el jardín infantil, por la presencia de distintos profesionales que pueden abordar el tema en propiedad, siempre y cuando en el hogar se haya tratado el asunto previamente.
La educación sexual en el colegio debe ser sólo una extensión de la que se imparte en el hogar.
Lo importante es que entre la información entregada en uno y otro escenario no haya disonancia y tenga como finalidad que el niño se sienta acogido y, además, se aclaren sus dudas.

-¿Cuál es el mejor ambiente en que un niño debe recibir esta enseñanza? (casa, colegio)
Existe consenso entre los educadores y padres que una de las funciones principales de la familia es el cuidado de los hijos, lo que involucra también su crianza y educación. Sin embargo, una de las quejas más habituales de los padres frente a los medios de comunicación y especialistas, es que no siempre cuentan con las herramientas necesarias para realizar adecuadamente su función, lo que se. hace profundamente patente en el tema de la educación sexual.

Son muy pocos los padres que conversan sobre sexualidad con sus hijos. Muchos por vergüenza, otros evitar temas que les resultan incómodos, otros por conocimiento, independientemente de las creencias religiosas que posean y de lo trascendente que consideren la educación sexual.
Los profesores tampoco se sienten bien capacitados. Así las cosas, no debería sorprender que los niños y jóvenes se perciban poco informados. ¿Por qué no se habla? Quizás porque no se sabe cómo y por ello antes de enseñar a los hijos propios se debe educar el padre primero. En general se parte de un principio equivocado: la sexualidad identificada sólo con la genitalidad, como se piensa popularmente. Sin embargo, aquella no apunta solamente a un hecho biológico, referido a que las personas tienen órganos genitales que permiten a la especie reproducirse y sentir placer, sino que abarca una concepción mucho más amplia. Implica asumir una identidad y rol sexual; dar y recibir afecto, comprometerse, amar y gozar. Sólo teniendo esto en cuenta se asumirá responsablemente. La sexualidad es constitutiva del ser humano. Hombre y mujer son seres sexuados desde la concepción hasta la muerte. La sexualidad abarca todas las dimensiones de la existencia: lo corporal, lo relacional, lo afectivo, lo consciente (intención y libertad) y lo moral. En todas estas áreas, e incluso en muchas más, se halla presente. Si se parte de estos fundamentos, se facilitará el conversar sobre el tema seriamente.

-¿Qué hacer si el niño o niña descubre a sus padres teniendo relaciones?
A partir de los tres años, en la edad del juego y la curiosidad sexual, una de las principales teorías infantiles tiene relación con el acto sexual. Generalmente su concepción sobre la relación sexual es gatillada por el nacimiento de un hermanito, algo que vieron en la televisión o cualquier estímulo que les hizo divagar sobre el punto. No es raro que a esta edad los niños circulen especialmente pendientes, se levanten por las noches o se asomen sorpresivamente al dormitorio de sus padres. Buscan confirmar sus ideas.
Según la teoría psicoanalítica, el niño concibe el acto sexual como un abuso o maltrato. Cree que los padres se están haciendo daño, lo que se gatillaría por eventuales ruidos que puedan oír. Si efectivamente ven a los padres, se darán cuenta de que hay gritos y movimientos un tanto bruscos para lo que están acostumbrados y se confirmará su hipótesis.
No es ideal que vean a una pareja en la intimidad. Los padres deben ser cuidadosos y preocuparse de mantener cerrada la puerta e incluso ponerle llave si es necesario. Para un niño, al igual que para un adulto, es impactante ver un acto sexual y por ello con mayor razón requiere de explicaciones que le resulten coherentes.

Anuncios

Entry filed under: Sexualidad.

Conceptos La sexualidad juvenil como problema

1 comentario Add your own

  • 1. acrobaciasenlaluna  |  7 junio, 2010 en 11:41

    Me parece un artículo muy interesante sobre como viven los niños la sexualidad. Sobretodo la preguna de: -¿Cuál es el mejor ambiente en que un niño debe recibir esta enseñanza? En mi opinión, por supuesto que es en casa, aunque sí que es cierto que muchos padres evitan este tipo de conversaciones por vergüenza o pudor, como bien dice el texto. Por eso mismo creo que el colegio también tiene que servir de apoyo en estos casos, pero únicamente como refuerzo a la familia.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Critina Martínez

Entradas recientes

calendario

mayo 2010
L M X J V S D
    Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: